LOADING

Type to search

Share

[:pt]

Los gobiernos de Argentina y el Reino Unido firmaron un comunicado conjunto que materializa cambios sustanciales en torno a la cuestión Malvinas. Ambos países acordaron avanzar en una agenda positiva, dejando bajo un paraguas la discusión en torno a la soberanía de los archipiélagos australes. Esto significa un giro relevante en el que probablemente sea el tema de mayor peso de la política exterior argentina, que contrasta sustancialmente con los carriles que transitó el tema durante los 12 años de kirchnerismo.

Con la redemocratización de los ochentas, el país evitó cualquier negociación que no incluyera la cuestión soberana. El Gobierno de Carlos Menem retiró la discusión en torno a Malvinas de la Asamblea General de las Naciones Unidas e inició una política de fuerte acercamiento en diversos temas sin discutir soberanía. La llegada del kirchnerismo reinstaló la cuestión en diversos foros e incluso lo utilizó como principal fundamento a sus críticas al sistema internacional. Queda claro que con la llegada de Macri se reinstalan los lineamientos que estuvieron vigentes durante las gestiones de Carlos Menem.

Entre los temas trascendentes, figuran la reinstalación de vuelos desde el continente y acuerdos para promover el comercio e inversiones. Se mencionan sectores que han sido históricamente conflictivos en la relación bilateral como el itícola y el de hidrocarburos. Vale destacar que el documento bilateral incluye un tema humanitario: el reconocimiento -por medio de ADN- de los soldados argentinos muertos en la guerra de Malvinas y enterrados en las islas.

A nueve meses de iniciarse, la administración Macri ya tiene configurado su perfil en política exterior. Retomó los vínculos con socios tradicionales como EEUU y Europa, al tiempo que tiñe la agenda de comercio e inversiones, acercándose al Pacífico. La profundización de los lazos bilaterales dejando de lado la discusión en torno a la soberanía de las islas, es casi contradictoria con la histórica resolución 2065, donde las Naciones Unidas pide a las partes discutir la soberanía, lo que constituye desde entonces uno de los principales argumentos de negociación por parte de los distintos gobiernos argentinos.

Curiosamente, el giro macrista en torno a Malvinas coincide con otro hecho histórico: el reconocimiento internacional de una plataforma submarina más extensa. El pasado mes de marzo, la Convemar (Convención del Mar, Naciones Unidas) aceptó el reclamo argentino para extender el límite exterior de la plataforma continental más allá del territorio insular en disputa, agregando un millón setecientos mil kilómetros cuadrados a la plataforma. Los nuevos vientos en la relación bilateral probablemente quede sellados con un encuentro bilateral entre el presidente argentino Maurico Macri y la canciller británica Theresa May, cuando en pocos días se realice la asamblea anual de Naciones Unidas en New York.

———————————————————————————————–                    

ImagemMapa de las islas Malvinas, con topónimos en español” (Fonte):

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_las_islas_Malvinas#/media/File:Falkland_Islands_topographic_map-es_(argentinian_names_places).svg

[:]

Guillermo Rodriguez Conte - Colaborador Voluntário (Argentina)

Licenciado en Ciencias Politicas (universidad de Buenos Aires) y con estudios de posgrado en Relaciones Internacionales (universidad Di Tella). Analista regional con más de quince años de desempeño en consultoras de Brasil y Argentina. Actúa en las áreas de política, economía, relaciones externas y asuntos estratégicos de países sudamericanos. Docente de grado en la Universidad de Buenos Aires y de maestría en la Procuración del Tesoro de la Nacion (Argentina).

  • 1

Deixe uma resposta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

×
Olá!