LOADING

Type to search

Share

[:pt]

El diverso espectro de “el peronismo” transita etapas de reacomodamiento interno. Poco a poco la discusión se comienza a centrarse prospectivamente. Esto es, a situarse de cara a las elecciones de medio término que se realizarán el próximo año. Aunque los tiempos parecen generosos, el calendario electoral se inicia en diez meses. Y no solo eso: el peronismo debe transitar un camino donde resuelva -al menos- quiénes están dentro y quiénes fuera.

Definir al peronismo no es una tarea sencilla. Desde los años noventas, el tablero interno quedó organizado en torno a qué tan liberal -o no- es el peronismo. Por un lado, expresiones más “amigas” del mercado, que a veces combinan cierto conservadurismo político. Por otro, sectores más nacionalistas en términos económicos y propensos a garantizar nuevos derechos. Hacia adentro del peronismo como identificación política conviven el Frente Renovador de Sergio Massa (que está en realidad fuera del PJ), el núcleo duro del kirchnerismo y sectores que se alinearon a los gobiernos del matrimonio K, pero que no eran convencidos.

Las disputas internas del peronismo se pueden reflejar claramente en lo territorial. Desde allí surgen distintas propuestas -y prácticas- que dejan atrás al kirchnerismo y se reposicionan en torno a la siempre resbalosa idea del peronismo. El ejemplo más claro es lo actuado por el Senado donde -gracias al peronismo- el macrismo puedo imponer normas sustanciales. Allí se pudo ver el peso de los líderes territoriales provinciales. Más cercano en el tiempo fue el lanzamiento del “Grupo Esmeralda”, conformado por varios gobernadores e intendentes del conurbano. Lejos del kirchnerismo, reclaman -y se autoproclaman- como la renovación partidaria.

Este sector vería con buenos ojos el retorno de Sergio Massa al PJ no solo para controlar el partido, sino también para enfrentar en elecciones al Frente Cambiemos. La tercera vertiente por la que transita el reacomodamiento del peronismo es la próxima presentación del Grupo Fénix, que aspira también a reagrupar al peronismo sin excluir el segmento que aún se identifica como K.

Queda comentar en torno a la situación de Cristina Kirchner que -con un silencio parcial- continúa terciando como reguladora de los alineamientos internos del peronismo. Su imagen positiva continúa por encima del 30%, mientras que la del Presidente parece estancada y comienza a pesar sobre sus hombros el costo de las medidas de Gobierno. Quizá la pregunta más interesante en torno al reacomodamiento del peronismo sea cuál es el impacto más allá del peronismo.

Concretamente, cuánto incide en la gestión del oficialista Cambiemos de Mauricio Macri. Beneficia o complica al Gobierno la presencia de la ex mandataria? Algunos aseguran que mantener a Cristina Kirchner en el escenario político le permite a Macri tener una oposición fragmentada. De allí la insistencia de algunos sectores en torno a causas contra la ex mandataria.

———————————————————————————————–                    

Imagem (Fonte):

https://es.wikipedia.org/wiki/Kirchnerismo#/media/File:Manifestaci%C3%B3n_por_10_a%C3%B1os_del_Kirchnerismo_-_La_d%C3%A9cada_ganada_-_Ministerio_de_Obras_P%C3%BAblicas.jpg

[:]

Guillermo Rodriguez Conte - Colaborador Voluntário (Argentina)

Licenciado en Ciencias Politicas (universidad de Buenos Aires) y con estudios de posgrado en Relaciones Internacionales (universidad Di Tella). Analista regional con más de quince años de desempeño en consultoras de Brasil y Argentina. Actúa en las áreas de política, economía, relaciones externas y asuntos estratégicos de países sudamericanos. Docente de grado en la Universidad de Buenos Aires y de maestría en la Procuración del Tesoro de la Nacion (Argentina).

  • 1

Deixe uma resposta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.